Prensa muslima

 

 Al servicio del muslim hispano

LA LIBERTAD RELIGIOSA ENCORSETADA EN ESPAÑA… y de la traición (“I have a dream”)

Recordamos algunos, poco después de la guerra civil española, el Acuerdo del Estado español con el Estado vaticano de 1941 por el que el nuncio apostólico (embajador vaticano) y el Gobierno español elaboraban una lista de no menos de seis candidatos para los cargos de arzobispo, obispo y coadjutores católicos en España; de ese listado se devolvía una terna desde el Vaticano elegida por el mismo Papa, para finalmente de esos tres designar el mismo Franco a la persona que desempeñaría el cargo.

Luego llegó el Concilio Vaticano II en 1965, la primera ley de libertad religiosa de 1967, y un nuevo acuerdo en 1976 entre los Estados español y vaticano de renuncia al privilegio de presentación que anteriormente permitía al régimen designar a los obispos católicos en España.

Tiempo ha pasado desde entonces… hay vigente una ley de libertad religiosa posterior (1980) y se estudia su nueva reforma; el Estado vaticano y la Conferencia Episcopal Española son libres para elegir sus cargos en el modo que consideren oportuno… pero encontramos políticos actuales en activo y altos funcionarios de la Administración que quieren ejercer el control de la esfera de lo religioso, así asistimos a cómo el Govern de Catalunya (CiU) elige a sus obispos musulmanes, les da un sueldo, fondos y oficina de la Generalitat en un Consell Islàmic que en principio no estaba ni inscrito como entidad religiosa, ninguneando absolutamente a los catalanomusulmanes reales y a sus representantes religiosos reales, sin negociación ni presentación previa alguna, más a dedo que el anterior sistema franquista. Los políticos y funcionarios, de uno u otro partido, que creen en la libertad religiosa, no tienen suficiente peso e influencia, de modo que queda únicamente en liza el sector de los que quieren el control y el de los que se sumergen en la traición al Estado, vendiendo instituciones religiosas españolas a Estados extranjeros, al sentirlas como ajenas, no importándoles esas confesiones, ni sus fieles, ni querer ocuparse de sus necesidades, pese a que un 30% de los musulmanes son ciudadanos españoles que pueden ejercer un voto de castigo al partit del Govern (CiU, PSC) y al partido del Gobierno (PSOE).

El Estado vaticano teocrático, caso singular y excepcional, representa al catolicismo en España y en el mundo; pero los Estados marroquí y saudí son simples Estados confesionales. Y he aquí donde se dan la mano las dos tendencias presentes en los partidos políticos mayoritarios en España, los totalitarios y los traidores, los que quieren el control y los que quieren la entrega, acabando ambos por coincidir en querer controlar una parte del terreno religioso desde la Administración española y ceder otra parte del control a la Administración marroquí (antes fue a la saudita). Todos contentos, mientras mantienen ocupados con posibles reformas legislativas al sector favorable a la libertad religiosa real.

Por supuesto que no se entrega el control de la iglesia anglicana española a la Administración británica, ni el de la mormona a la estadounidense… claro está que esas Administraciones tienen más siglos de historia de libertad religiosa que España, donde prácticamente se está todavía saliendo del nacional-catolicismo, pero con actitudes políticas más totalitarias en lo religioso que las del anterior régimen. En efecto, no se pueden abrir cementerios y templos no-católicos con normalidad registral y ciudadana, pese a que exista una treintena de cementerios musulmanes construidos por el régimen franquista, propiedad del Ministerio de Defensa, alguno regalado a la Embajada de Marruecos, y cerrados en democracia; también prácticamente regaló España (con permuta por un terreno baldío en Argelia) el terreno para la misión saudita conocida como “mezquita de la M30” mientras no daba nada a los hispanomusulmanes. No se pueden tener capellanes no-católicos en hospitales, cuarteles y prisiones, con normalidad, pese a tener los ciudadanos ese derecho, montando Defensa, sin consulta plural, un Servicio de Asistencia Religiosa en las Fuerzas Armadas (SARFAS) exclusivo para católicos en un Estado aconfesional; no se pueden tener profesores de religión no-católica en los colegios e institutos con solo solicitarlo de forma natural.

Para colmo parece que los pocos profesores de religión evangélica e islámica son como una graciosa concesión de un mínimo a dichas comunidades; pero la realidad es que los muchachos y muchachas, por ejemplo de Ceuta, que sí tienen clase de religión islámica en Primaria, carecen de ella al pasar a Secundaria y Bachillerato, mientras que los católicos sí siguen teniendo su clase de religión. En efecto, no basta solicitar profesor de religión un número suficiente de alumnos, si no que se necesita que exista normalidad en el ejercicio de la libertad religiosa en todo el Estado, donde además la mayoría de Administraciones autonómicas con competencias en educación, imposibilitan el ejercicio de este derecho fundamental del alumnado y sus padres, también en Primaria. Parecen decir “date con un canto en los dientes con lo que condescendientemente te hemos dado ya”, útil solo para aparentar que los funcionarios públicos dan los servicios públicos que demanda la sociedad.

Pero mientras el Govern recupera el seny català, hagamos otra pequeña retrospectiva, remontándonos al momento inicial, cuando la Asociación Musulmana de España (AME), registrada con la primera ley de libertad religiosa, la que promovió la declaración de “notorio arraigo” de la religión islámica en España en 1989, y el inicio de las conversaciones para el que luego fuera el Acuerdo del Estado Español con la Comisión Islámica de España de 1992, comenzó ya a constatar el intervencionismo estatal con el registro de la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) el cual tuvo lugar en 1991 pese a que su primera solicitud data de 1980; mientras que la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI), el Consell ya mencionado, Junta Islámica y otros “aupados” artificialmente se inscribían inmediatamente. Esta doble velocidad de inscripción en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, continúa y se sigue apreciando, sobrepasándose los plazos de resolución si se trata de una comunidad religiosa asentada y estable adscrita a la UCIDE mayoritaria.

¿Qué ocurría y ocurre? El régimen anterior solo exigía la inscripción y registro de las comunidades religiosas no-católicas, lo cual implicaba un control únicamente formal, teniendo su autonomía plena cada comunidad. Pero paradójicamente, al negociar con el Estado un Acuerdo de cooperación constitucional y salir de la invisibilidad estas comunidades religiosas con notorio arraigo, de trayectoria histórica e implantación asentada, comenzaron a activarse los sectores políticos del control y de la entrega, cualquier cosa antes de que firmase el Acuerdo un auténtico representante musulmán electo, de trayectoria reconocida, de AME, UCIDE u otra. La Administración PSOE forzó la presencia en las conversaciones de personas no electas por comunidad religiosa islámica alguna, creando Junta Islámica y FEERI, favoreció la división en FEERI y UCIDE y fijó el tope de vocales máximo para cada una de las dos federaciones en la Comisión Islámica de España (CIE) al 50%; que ninguna lo sobrepase para poder bloquearla. Actualmente la situación continúa, ya que la reforma de los estatutos de la CIE presentada en 2007 sigue desoída y parada por la Administración porque incluía una representación democrática real de las comunidades, lo que implicaba que UCIDE tendría casi el 80% de los vocales en ese momento con elecciones libres representativas, inaceptable para la Administración intervencionista, iniciando los movimientos estratégicos para dividir más la CIE, fomentando nuevas entidades artificiales, plataformas y federaciones rápidamente registradas, y entregar la FEERI al control de la Administración marroquí, desoyendo la impugnación del nombramiento de sus cargos, lo que ni siquiera fue admitido a trámite por la Administración española. El mismo tipo de difamaciones que se extendían sobre la UCIDE y sus representantes a la firma del Acuerdo, se renuevan ahora para que las comunidades se escindan y se entreguen al control de la Administración marroquí, de la española, o queden independientes al margen de todo, manipulables y a la cuneta con falsas promesas de entrar en la Comisión Islámica de España bajo otra federación, lo que es jurídicamente inviable, mientras la Administración española ejerce el control de la CIE o la paraliza aliándose con ese 50% de la FEERI que bloquea cualquier actividad y avance en el ejercicio de los derechos fundamentales de los musulmanes en España.

Mientras que la misma familia real española da muestras vivas de tolerancia y libertad religiosas, funcionarios y cargos políticos se decantan por el totalitarismo y la traición. Parece digno a la ciudadanía que los servicios de inspección de los Ministerios de Justicia, Defensa y Exteriores, depuren responsabilidades, insten al respeto a la libertad religiosa y deshagan el mal causado. En caso de apreciarse acciones constitutivas de delito, que actúe la fiscalía al respecto. Así sería creíble que existe un verdadero Plan Nacional de la Alianza de Civilizaciones.

Las actividades en España de la Fundación Hassan II marroquí, o de la Liga del Mundo Islámico saudita, pueden ser perfectamente legítimas en su ámbito estricto; pero no lo es infiltrarse en la CIE apropiándose de la FEERI, y hacerse así con una institución religiosa española, con la dejación, o connivencia o implicación de la Administración española. Tampoco es legítimo ni constitucional que la Administración española intrigue para debilitar a la federación mayoritaria (UCIDE) dividiendo y fraccionando lo más posible la representación musulmana española, siendo conscientes de las consecuencias que se derivan de ello.

Tomando el pulso a la libertad religiosa en España parece que ésta solo se circunscribe al terreno individual privado, ya que en general encontramos que las confesiones minoritarias encuentran graves obstáculos para abrir sus iglesias, mezquitas, salones del reino, sinagogas y otros templos y sus respectivos cementerios. En ninguna de estas discriminaciones sociopolíticas está implicada la Iglesia Católica la cual en todo momento ha reclamado, a través de sus representantes, la neutralidad del Estado ante el hecho religioso en el marco constitucional aconfesional español.

Si bien los evangélicos y los musulmanes, con Acuerdo con el Estado, sufren un nivel similar de obstáculos, el caso específico de los musulmanes, ya sean españoles o inmigrantes, padeciendo una Administración intervencionista y dirigista, es particularmente grave, ni son libres para organizarse, ni para abrir templos y cementerios, ni para tener profesores de religión donde se necesite, ni capellanes donde se requiera; y si alguna institución legítima real islámica despunta y gana prestigio… será difamada y se tramará su caída en intrigas.

Relata réfero ¿Continuará el culebrón? §Sigue§2ªparte§
§Artículo relacionado§

Referencia:

(“I have a dream”, Martin L. King) §
("Instrumento de control", Ignacio Cembrero) §
("Adiós Contreras y compañía", Mohamed Said Alilech) §
("Islam controlado y politizado", Antonio M.R.) §

Mohamed Mohamed, Melilla, 12/10/09.

 

 

 

 

exida | correo-e